902 15 16 15
985 25 00 45
geda@asturgeda.com

La administración de fincas hacia un modelo de comunidades inteligentes

Desde 1974 velando por su patrimonio

La administración de fincas hacia un modelo de comunidades inteligentes

comunidades inteligentes

Han pasado varios años desde que el concepto de comunidades inteligentes se empezó a popularizar entre los administradores de fincas, la transición paulatina hacia este modelo de comunidades ya es una realidad y cada vez más propietarios deciden renovar sus instalaciones y aprovechar los beneficios que brinda las novedades tecnológicas. El concepto de comunidad inteligente implica la implementación de dispositivos y servicios digitales con el objetivo de mejorar la eficiencia, promover el compromiso de los vecinos, la calidad de vida, e identificar nuevas formas de ahorrar recursos, entre muchos otros.

Sin embargo, desde el punto de vista de los administradores de fincas se pueden identificar tres grandes áreas que deben mantenerse actualizadas y marcan una clara frontera para que una comunidad esté dentro o fuera este grupo denominado comunidades inteligentes. Ellas son el ahorro de recursos, la seguridad y la gestión inteligente de la comunidad.

Ahorro de recursos

Uno de los mayores gastos de las comunidades a los que responden los administradores de fincas mensualmente son los recibos de agua y electricidad. Son gastos fijos que no podemos eliminar, pero sí podemos reducir gracias al uso de las nuevas tecnologías, concretamente el Internet de las Cosas. Un método muy eficaz es utilizar un sistema de control de fugas, por ejemplo, mediante dispositivos instalados en los contadores que nos detallan el consumo en tiempo real y poder detectar posibles irregularidades. Estos, además, ofrecen gráficos detallados sobre el consumo que pueden ayudar a los propietarios a modificar sus hábitos para hacer un mejor uso de los recursos comunitarios.

Uno de los puntos clave del consumo energético es la detección de fraude a través de dispositivos inteligentes. Estos dispositivos son capaces de avisarnos ante posibles “enganches” de vecinos o terceros a los recursos energéticos de la comunidad de propietarios. Además, en casos particulares, nos ofrecen la posibilidad de controlar la temperatura de nuestros hogares directamente desde nuestro teléfono móvil aunque no nos encontremos en casa.

Seguridad

La aplicación de la inteligencia artificial a sensores de movimiento o sistemas de cámaras ha revolucionado la seguridad de las comunidades, los sistemas ya prometen ser capaces incluso de adelantarse a una posible intrusión o de avisar automáticamente a los servicios de emergencia si detectan un accidente en las instalaciones. Un ejemplo destacable puede ser el caso de un niño pequeño que caiga a la piscina cuando esta se encuentra cerrada, ya sea porque es invierno o cualquier otra cuestión, y no cuente con la vigilancia de un socorrista… Los sistemas de detección de vibración del agua mandarían automáticamente una alerta a los correspondientes servicios de emergencia.

El smartphone es la herramienta central del nuevo diseño de seguridad planeado para las comunidades, no solo porque desde este dispositivo los vecinos pueden visualizar las cámaras y comprobar en directo que está sucediendo en cualquier espacio común, también por su capacidad de abrir las diferentes puertas de la comunidad con la frecuencia de su teléfono. Mediante un sistema compuesto por cerraduras electrónicas y receptores de radiofrecuencia los vecinos puede prescindir de sus llaves, siempre que cuenten con cerraduras diseñadas para reconocer sus móviles y permitirles el acceso.

Gestión inteligente de la comunidad

Gracias a las herramientas digitales, los administradores de fincas pueden ofrecer un mejor servicio a los propietarios. Ya que existe la posibilidad de que, a través del acceso a panales de control de los distintos dispositivos instalados en la comunidad, los administradores estarán alerta de las irregularidades o accidentes que pudieran sucederse en las instalaciones. Además de esto, podrían generarse sus propios paneles (dashboard) en el que podrían tener acceso a los contadores eléctricos; estado de las baterías de las placas fotovoltaicas comunitarias… Y de esta manera ofrecer informes mas detallados a los propietarios.